14 jul. 2015

EL INSPECTOR Y EL CONTRIBUYENTE


Un inspector de Hacienda está revisando la declaración de renta de un contribuyente.
INS.: Bueno, vamos a ver... ¿tiene usted un coche?
CON.: No, dos. El Alfa Romeo, que es el que uso yo normalmente, y el Rolls Royce, que es el que coge mi mujer. Es que a mí me gustan rápidos, ¿sabe usted?
INS.: Claro, claro... ¿tiene usted una segunda residencia?
CON.: No, dos. Un chalet en Marbella, en primera línea de playa, y otro chalet en Sierra Nevada... así no hay problema con los niños en verano, unos días a la playa, otros a la montaña...
INS.: Entiendo... y... ¿tiene usted un yate?
CON.: No, dos. Un velero, por aquello del deporte, y otro a motor para cruceros largos.
INS.: Comprendo. Bueno, sólo me falta un dato... ¿cuál es su profesión?
CON.: Albañil en paro.
INS.: ¿Cómooo!? ¿Me ha tomado usted por imbécil? ¿Pretende hacerme creer que un albañil en paro puede tener dos coches,
dos chalets, dos yates...? Y UN CUERNO!!
CON.: No, dos...



4 comentarios:

  1. Es un chiste que me ha recordado aquella serie de TV "JR". Cuando vemos a uno con todas las riquezas y posesiones que producen envidia, nos compensamos: "es cornudo".

    ResponderEliminar