24 feb. 2015

LA ENTOMOFAGIA

Gusano visto al microscopio electrónico
Se denomina así al hábito de comer o alimentarse con insectos. Los insectos se consumen sobre todo en países tropicales, pero también en China, Japón y México. Es más, muchos se consideran auténticos manjares. El insecto comestible más calórico es la hormiga tejedora de la especie Oecophylla smaragdina, que vive en Australia y tiene un llamativo color verde en su abdomen. 
Que a los occidentales nos resulte repulsiva la entomofagia podría deberse, según la FAO, a que el desarrollo de la agricultura sedentaria hizo que nuestros ancestros percibieran a los insectos como una amenaza para la producción de alimentos. Y, por lo tanto, es una cuestión cultural.
Los insectos ya se comen desde hace años en algunos países europeos y cada vez más restaurantes de Ámsterdam, París, Bruselas, Berlín o Copenhague se animan a incluir en su carta saltamontes o langosta, no la de mar, sino el insecto migratorio. Bélgica ha roto el tabú sobre el consumo de estas especies que la FAO recomienda por ser ricas en proteínas, autorizando diez insectos que podrán venderse para alimentación humana.
Oecophylla smaragdina
Los insectos tienen 350 millones de años sobre el planeta, se han adaptado a los cambios geológicos sufridos por la naturaleza, tienen un potencial reproductivo enorme (si los descendientes de una sola pareja de moscas sobrevivieran durante el transcurso de un año, formarían una hilera que abarcaría la distancia de la Tierra al Sol) y podemos encontrarlos en casi cualquier rincón del mundo. Ante la magnitud de este recurso natural renovable, la humanidad no puede menospreciarlo.
En México, son muy aficionados a comerlos, su manjar preferido es el escamol proviene del náhuatl: azcatl, que significa hormiga, y mol, que significa guiso.
A la vista de como se está desarrollando el tema de los insectos, nos tendremos que ir a haciendo a la idea de que algún día los tenemos que cocinar, cambiando así nuestra manera de verlos, no como animales a extinguir, sino como recurso alimenticio, en el caso de los molestos mosquitos, si nos lo comemos, de paso recuperaríamos nuestra sangre!. Y en cuanto a ese hermoso gusano de la foto, ojos que no ven, corazón que no siente.

ESCAMOLES
.Fuentes: Muy Interesante y Alimentación sana

12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pero Tracy y lo buenos que están, no los mires y para adentro!

      Eliminar
  2. Yo ... aún no estoy preparado, Toni. Quizás cuando cumpla los 100, entonces hablamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco de hambre Enrique, es lo que nos falta
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues buen provecho, aunque yo como cuando puedo ese asqueroso crustáceo que anda por la arena de los mares comiéndose los restos de cadáveres de peces. Askatos, le llaman en Grecia, Langosta por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece Marcos que mientras mas asqueroso es el bicho mas bueno está, porque será?

      Eliminar
  4. me ha encantado lo que escribes No sabia nada de esto
    y sí, yo como de todo desde los adentros de la vaca a caracoles

    ResponderEliminar
  5. me ha encantado lo que escribes No sabia nada de esto
    y sí, yo como de todo desde los adentros de la vaca a caracoles

    ResponderEliminar
  6. A saber lo que tiene la vaca para sus adentros, un día se comió a Garbancito (no sabes el cuento de Garbancito? https://www.youtube.com/watch?v=lQ-dP1x0ppE )
    Los caracoles al microscopio, dan cosa, pero cuando los tienes en la boca están que te cag..

    ResponderEliminar
  7. Perfectos consejos de la FAO y proteínas que son asimilables por el organismo humano. Probablemente deberíamos seguir los pasos de nuestros parientes más cercanos, los monos de cualquier especie, con sus banquetes de insectos. Pero... ¡Ay, Toni! Pero... mientras las proteínas se puedan obtener de plantas y otros animales tradicionales... creo que la entomofagia es un poco "extraña". Sin embargo, entiendo y aplaudo que no se deba tener a animales en lugares,muchas veces insanos, preparados exclusivamente para el sacrificio. Es más sano para la Naturaleza la obtención de proteínas de origen natural: vegetal o animal. Por ejemplo, la pesca tradicional es un método más sano que las piscifactorías si se protegen los caladeros y, además, comemos como una delicatessen un buey de mar o un centollo sin fijarnos que son parientes muy próximos a un arácnido, si una vulgar migala gigante. Por lo tanto, solo es cuestión de culturas y costumbres, Toni. Pero... me costaría trabajo después de haber matado a millones por considerarlos una plaga.

    Un abrazo, Tocayo.

    ResponderEliminar
  8. Complicado este tema al mezclarse costumbres ancestrales, amigo Antonio, los cliches que tenemos de este o aquel insecto u animal no deja de ser un prejuicio, cuestión de cambiar el chip, al fin y al cabo, debiera primar el poder proteico, aunque el gusto al final se impone, como decía complicado..no te parece?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Complicado este tema al mezclarse costumbres ancestrales, amigo Antonio, los cliches que tenemos de este o aquel insecto u animal no deja de ser un prejuicio, cuestión de cambiar el chip, al fin y al cabo, debiera primar el poder proteico, aunque el gusto al final se impone, como decía complicado..no te parece?
    Un abrazo

    ResponderEliminar