12 feb 2020

LA VIDA ES UN PROYECTO

Sí, la vida viene a ser como un proyecto, y dará sus frutos si el proyecto se ha llevado a cabo después de hacernos y resolver las siguientes preguntas:
¿Qué quiero hacer con mi vida?
¿Qué estilo de vida deseo tener?
¿Qué estoy dispuesto a hacer para lograr mis metas?
Y aunque trabajemos en un proyecto que no sea el nuestro, deberíamos  ponerle ganas pensando de que el beneficiario de ese proyecto somos nosotros mismo, no nos fuera a pasar como le sucedió al maestro albañil en el siguiente cuento:
Un maestro albañil, de edad avanzada, decidió dejar de trabajar porque quería disfrutar de su familia y llevar una vida más tranquila.
Sabía que iba a echar de menos la paga de cada mes con la que, entre otras cosas, pagaba el alquiler de su vivienda, pero pensó que hasta que cobrara la pensión de jubilado podría arreglárselas con los ahorros que tenía.
Se lo comunicó a su jefe, que lo sintió mucho ya que era un trabajador ilusionado y competente. No obstante, el jefe le pidió un favor personal.
– Quiero que construyas la última casa.
El maestro albañil, que estaba agradecido a su jefe, no supo negarse y le dijo que sí, a pesar de las pocas ganas que tenía de hacer este trabajo.
La falta de interés le llevó a edificar la casa de forma un tanto chapucera. Lo que quería era terminar pronto y descuidó los detalles e incluso algunas partes importantes, como el tejado, lo construyó de forma deficiente. Seguro que cuando lloviera habría numerosas goteras.
Cuando fue a cobrar el trabajo realizado, el jefe, además de la paga, le entregó un sobre con algo dentro.
-Ábrelo, le dijo
El albañil sacó unas llaves.
-Son las de la casa que acabas de construir. Es un regalo por el buen trabajo que has realizado durante todos estos años.
El albañil le dio las gracias y se marchó apesadumbrado porque lo que había hecho con su propia casa era una auténtica chapuza.

Es un error  participar de mala gana en un proyecto que aun siendo para otro, no pensemos en que nos pueda beneficiar de alguna manera, como le sucedió al maestro albañil.

17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pues sí y deberían enseñarla en las escuelas
      Salut

      Eliminar
  2. Bonita lección. Las cosas hay que hacerlas siempre con ilusión y bien hechas, de lo contrario es mejor no hacerlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no las hagas bien en el mundo laboral, que lo tienes claro.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Dicho a la pata la llana, ¡¡que se joda!!.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karma, eso es lo que nos `podemos esperar siempre de una mala acción.
      Saludos

      Eliminar
  4. Me gusta tu blog y mucho
    No se lo que es la vida ya que la vivo dia a dia sin darme tiempo a analizarla.Cuando estoy bien camino Si no lo estoy me arrastro feliz fuera y dentro del fango que es vivir a veces a diario

    ResponderEliminar
  5. El que es chapuzas, lo es siempre. Y más en agradecimiento al jefe. Vamos aquello de “ para lo que me queda, estar en el convento...........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo pero una cosa siempre hay que aprender de los demás incluidos los chapuzas.
      Salut

      Eliminar
  6. No estoy muy de acuerdo con lo que dices pro e ti opinión y la respeto. La casa hay que empezar la por lo los cimientos y siguiendo unas reglas internacionales cono el idiona para entendernos
    Haiti

    ResponderEliminar