12 ago. 2017

EL VICIO Y LOS CÍRCULOS VICIOSOS

Hace unos días, un conocido me decía que en sus vacaciones en Galicia se había encontrado con unos vecinos que habían plantado la tienda junto a la suya, y que estaba harto de verlos cada día; siendo este el motivo de haber pasado malas vacaciones, que si se fue lejos fue precisamente para romper con lo cotidiano, con los círculos viciosos.
Y es que el vicio que lleva a los círculos viciosos, se refiere a una falta, a un defecto, o tan sólo a un mal hábito. Algunos sinónimos de este término son: falta, depravación, exceso, mala costumbre, afición, desviación. El vicio es el antónimo de la virtud. Entrar en un círculo vicioso es entrar en una dinámica que en nada nos favorece y que debemos abandonar. Debemos ser críticos con nosotros mismos. estudiar nuestras acciones del día a día y procurar corregir las si es que estamos sumergidos en algún círculo vicioso. 
Ejemplos de lo que a mi entender pueden ser entrar en un círculo vicioso:
Levantarse siempre a la misma hora
Vestir la misma ropa
Desayunar lo mismo
Desayunar en el mismo lugar
Encontrarse con las mismas personas
Realizar el mismo tipo de ejercicio físico
Hablar de lo mismo
Vivir y/o pernoctar en la misma casa
El problema que se nos plantea a nivel personal no es el mismo que a nivel de grupo. Individualmente cada persona puede cambiar sus hábitos de vida y romper de la noche a la mañana con una serie de vicios; aunque estemos integrados en un grupo, el Club100ipico, no hemos de hacer siempre lo mismo y dejarnos llevar por los vicios del grupo si es que los hay. 
Partiendo de la premisa de que lo que para una persona es un divertimento para otra puede ser un aburrimiento, lo que debemos hacer es obrar según nuestro criterio personal y buscar nuestro punto de equilibrio para no caer en ningún círculo vicioso.

4 comentarios:

  1. Coincidimos en cuanto a lo que entendemos por círculos viciosos.

    ResponderEliminar
  2. Hay círculos viciosos que son muy interesantes y especialmente aquellos que sí son viciosos y no eso de ir a trabajar a la misma hora o coger el metro a las siete diez de la madrugada en punto.
    Bromas aparte, querido Toni, estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Feliz tarde

    ResponderEliminar
  3. Ah, por cierto, he visto que tu reloj del blog debe ir a la hora del Pacífico oriental o es que sosi muy madrugadores, una de las dos.

    ResponderEliminar