3 mar. 2017

LA SOBERBIA DEL POLITIQUILLO

Uno de los grandes pecados de la política y de los políticos es la soberbia. Y lo malo que tiene la soberbia es que cuando se cae en ella, el afectado no es consciente de cuánto le está fastidiando. Se encierra en una burbuja en la que no concibe el error y no encuentra a nadie que se lo haga ver y, si lo encuentra, posiblemente le eche a un lado.
Con este título, La Soberbia del Politiquillo,  quiero señalar a políticos cercanos, del pueblo, que por su conducta antisocial se hacen merecedores de esa etiqueta, estos, no corresponden al saludo por la calle a los que simplemente están en la oposición, aunque representen a una de las  asociaciones del pueblo, como puede ser el Voluntariado, entidad esta que como sabemos está compuesta por personas queridas por todos, amables, sencillas, de corazón, y que trabajaban para los demás de una forma totalmente desinteresada.
Si precisamente la virtud y/u obligación del político es llevarse bien con todos y tender puentes de diálogo, ¿como es que les seguimos votando y pagando el sueldo entre todos a quienes nos niegan el saludo?....país.

6 comentarios:

  1. Muy buena tu crítica, yo, añadiría el nombre o nombres de los que actúan de esa forma. no hay que esconderse
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hombre Anónimo, tampoco es muy ético el amagar tu nombre, pero bueno, haces un comentario a este post, y yo te contesto, lo que te decía, no es muy ético señalar con nombres y apellidos a quienes actúan de esa forma, si lo hacemos, nos ponemos a su altura, seguramente la gente en general sabe quienes son estos personajillos, no entiendo como siguen ahí.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Si quieres conocer a fulanillo, dale un carguillo.

    ResponderEliminar
  4. En la mesa y en el juego, se conoce al caballero.

    ResponderEliminar
  5. Esta sería la versión seria y sabia de Tracy

    ResponderEliminar