30 abr. 2015

LA BASTANTIDAD

¿Porque cuando vamos al supermercado llenamos el carro hasta arriba?, ¿porque no tenemos suficiente con un rato de ocio y dedicamos todo el día al disfrute y a la diversión?, ¿porque nos exigimos un esfuerzo extraordinario en conseguir objetivos que no son prioritarios?: estas y muchas mas son cuestiones que están relacionadas con la palabra que da título a este post, La Bastantidad. Esta palabra no está registrada en el diccionario de la real academia, la utiliza Rafael Santandreu en sus libros y se refiere a que para ser  feliz nos hemos de conformar con poco, con lo necesario.
La palabra en cuestión tiene mucho que ver con la filosofía que pretendemos llevar los del 100ypico
Os invito a que reflexionéis viendo y escuchando a Santandreu en la siguiente entrevista.


11 comentarios:

  1. Me imagino que "el palabro" va de: bastante más, de acumular, de cuanto más mejor; la sociedad de consumo nos ha metido en esa vorágine y no es fácil salir de ella. Esta es una de las responsabilidades que los ciudadanos tenemos y que no evitamos, este consumo desaforado se obtiene a costa de otros que nada tienen, si no consumiéramos tanto y si lo hiciéramos pagando un precio justo, posiblemente, mucha gente no tendría que emigrar ni tener que atravesar el Mediterráneo con sus muchas posibilidades de quedarse en el camino.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio, me viene ala cabeza el cuento del escritor del Libanés H. Gibran, iban dos hombres por el monte y debían de atravesar un río, uno sabia nadar, el otro a duras penas. Se lanzaron al gua y el que sabia nadar, a poco se ahoga, en cambio el otro cruzó sin problemas.
      Al preguntarle al que sabia nadar, porque las pasó tan mal, respondió que era porque no se podía desprender de todas las monedas de oro que llevaba prendidas en cu cinto.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Es una palabra que me cuesta pronunciar. Podría traducirse como suficiencia. Cuando una cosa es suficiente no hace falta más.
    En fin, no está mal el pensamiento de este señor. Nos lleva a Hans Jonas y su ética de la responsabilidad cumplida.
    Un libro que quizá interese del mismo autor:
    El Principio de la responsabilidad.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bon día Miquel, intentaré leer ese otro libro de Hans Jonas
      Además pensemos de que los excesos no son saludables; a nuestro cerebro le podemos dar mas de la cuenta y acaremos con dolor de cabeza, y a nuestro estómago ni que decir que acabamos devolviendo el exceso
      <salut company

      Eliminar
  3. No sé qué tal lo verán esos que nunca tienen bastante, no se ven hartos y siguen amasando fortuna y, cuando les sobra se lo llevan a Suiza. Sin en cambio hay otros que tienen lo justo y ya es bastante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo José, esos, simplemente son enfermos mentales desiquilibrados
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Siempre o nos haces pensar/recapacitar o nos das motivos de vida ... un fuerte abrazo, Toni.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo parcialmente. En el tiempo actual nos han querido meter en la cabeza que la felicidad es tener cosas, y la mayoría es infeliz y se siente frustrada y desgraciada, mientras que vemos a gente del tercer mundo y tribus primitivas, que no tienen de nada, y se les ve muy felices, que como dices les basta cubrir las necesidades del día. Estoy muy de acuerdo en lo de no crearse necesidades, pero vivimos en una parte del mundo privilegiada, que nos permite tener ilusiones que pueden hacer nuestra vida mas productiva, aunque sea para la propia satisfacción, no por lo que opinen los demás. Yo sigo suspirando por tener un velero, pero sé que nunca lo tendré, y llegue a plantear a mi esposa vender el piso y comprar un barco, pero soy conocedor que un barco conlleva anualmente un 20 % de su valor en el mantenimiento y no está a mi alcance, pero sigo ilusionado e intento navegar en el de otros, sin que tenga ninguna envidia. Subsistir solamente me parece mermar el progreso.

    ResponderEliminar
  6. Yo también estoy de acuerdo contigo Marcos, en eso que dices de la ilusión, habríamos que matizar, la ilusión..de que? de cambiar de coche? de adquirir mas bienes innecesarios? ahí está el kit de la cuestión; recuperar la salud, un amor perdido, encontrar un trabajo que te guste, eso si que deberían ser objetivos por los que ilusionarnos
    Salut company

    ResponderEliminar