10 ene. 2015

LA REGLA DE LOS CINCO SEGUNDOS

Esta tarde, mientras preparaba unos bocadillos en casa, se me ha caído al suelo uno de ellos, rápidamente lo he recogido y al hacerlo me ha venido a la memoria la regla de los 5 segundos. Los tiempos que corren no están para tirar nada, y como venía a cuento recordar esa regla, he querido averiguar sobre ella y he encontrado información relativamente reciente, la fuente es de "ABC.es" y dice así:
La Universidad de Aston ha comprobado que los alimentos que caen al suelo no han sido contaminados por las bacterias en ese pequeño lapso de tiempo, por lo que pueden ingerirse sin problemas

Ricardo Suárez
Anthony Hilton, profesor de Microbiología de la Universidad de Aston, ha llevado a cabo un estudio para analizar si la popular regla de los cinco segundos es cierta. Según esta «norma no escrita», un alimento caído al suelo puede ingerirse si no ha pasado dicho periodo porque las bacterias no han tenido tiempo suficiente para contaminarlo.
Esta investigación se ha llevado a cabo con tostadas, pastas, galletasy caramelos caídos sobre tres tipos de suelo (azulejos, laminados y alfombra) en intervalos de 3 a 30 segundos. En todos ellos se analizó la presencia de la bacteria E. coli y la Staphylococcus aureus.
El estudio demostró que el tiempo es un factor clave para que las bacterias se transmitan o no al alimento, pero el tipo de suelo es otro elemento a tener en cuenta. Para el asombro de muchos, los investigadores comprobaron que el suelo con menores posibilidades de contaminar al preciado trozo de bocadillo caído es la alfombra. Los azulejos y laminados son, por el contrario, los mejores aliados de los microorganismos para contaminar alimentos.
También la textura influye: no es lo mismo que se caiga una tostada con mantequilla y mermelada que un trozo de pan. Los alimentos dulces y pegajosos atraen más a las bacterias.
http://www.abc.es/sociedad/20140322/abci-alimentos-suelo-201403202155.html

6 comentarios:

  1. ¿Será segura esta investigación? Por las dudas pongo el bocadillo a un costado...jejeje!
    Besos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/01/a-partir-de-hoy-seguro-que-comenzas-la.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De segura nada, ahora bien, como decía mi madre, "quien evita la ocasión evita el peligro"
      Un abrazo Norma2

      Eliminar
  2. Cinco segundos, Toni, la diferencia entre salud y contagio. Hay otros cinco segundos pero ya lo contarás otro día ... seguro.
    Feliz sábado la nuit

    ResponderEliminar
  3. Si además se realiza el ritual que muchas personas hacían en tiempos pasados, besar el pan caído, la contaminación se realiza con menor actividad. Es broma, Toni, pero el hecho es cierto. Te cuento una anécdota: Un cabrero poseía una cueva en la que curaba el queso de sus ovejas de forma artesanal y poseía una gran fama de ser el mejor queso de los alrededores. El hombre poseía unos ahorros que los invirtió en mandar a au hijo a la Universidad para que se licenciase en Biología y Bromatología y poder seguir curando el queso para continuar la tradición familiar. El chico acabó la carrera y cuando volvió al pueblo, lo primero que hizo fue construir una enorme fábrica de quesos guardando unas normas de esterelización imponentes. Cuando empezó a fabricar quesos, ninguno fermentaba bien y sufrió unas pérdidas impresionantes mientras su padre, continuaba fermentando unos quesos exquisitos. Analizados ambos llegó a la conclusión que los queso de su padre, en la vieja cueva, se infectaban de los hongos que producían la perfecta fermentación de lactosa y proteínas mientras que con la asepsia de su fábrica, al no existir ningún microorganismo que produjese la fermentación los quesos eran una patata. La moraleja es sencilla: lo que no mata engorda. La cueva de su padre era la que le hacía famoso por las condiciones idóneas de humedad y crecimiento de hongos, la fábrica del hijo era de azulejos que sólo provocaban infecciones no deseadas. Si se cae el bocata al suelo, se le da un beso y así los microorganismos de los labios mejoran la digestión del que lo coma.

    Un gran abrazo, Toni.,

    ResponderEliminar
  4. Muy buena tu observación al tema con anécdota incluida; estoy de acuerdo, no todas las bacterias son malas, al parecer son menos las que son patógenas, muchas son beneficiosas y nos las comemos!, La verdad es que es un tema que veo que no todos los científicos se ponen se acuerdo, el ejemplo del queso de cabrales con sus bacterias probióticas que se hacen resistentes a los antibioticos, dicen ahora que pueden ser un problema para nuestra salud, pero, ¿ que opinan los productores de esos productos?, en fin como dicen de que lo que no mata engorda..parece que haya un principio de creérselo para que nos afecte de alguna u otra manera, digo yo.
    Un abrazo tocayo

    ResponderEliminar