4 dic. 2014

EL ESFUERZO INTELECTUAL

¿Hay que ser muy inteligente para jugar bien al ajedrez? , según un reciente estudio publicado en la revista Intelligence (2014), los estudios no han encontrado habitualmente una relación entre el cociente de inteligencia y la habilidad en el juego en los expertos en ajedrez. Los amigos del "100ypico" llevamos jugando habitualmente al ajedrez unos 2 años, la mayoría de nosotros hacía muchos tiempo que no practicábamos, después de esos 2 años, ya podemos hacer una evaluación del desarrollo que nuestro cerebro ha experimentado tras el esfuerzo intelectual al que ha sido sometido; nuestro nivel de competitividad ha mejorado bastante, pero como dice nuestro amigo Francisco, vallamos por partes; de los 8 jugadores que nos solemos reunir habitualmente para jugar, dos, tenían mas experiencia de partida ya que estaban mucho mas entrenados, el resto,  hacía unos 20 años que no jugábamos ni una partida, pues bien, hoy, el nivel del grupo ha subido al punto de que cualquiera de nosotros es capaz de ganarle una partida al contrincante del grupo, sea cual sea. Poniendo un símil con el comportamiento de un vehículo y para entenderlo mejor, podemos decir que un coche, gasta poco carburante cuando circula a 80Km/h, pero aproximadamente a partir de esa velocidad, el gasto de combustible se eleva de forma exponencial, es decir, que no se observa un gasto de combustible proporcional, sino mucho mas gasto para alcanzar un pequeño incremento de velocidad; así ocurre con nuestro cerebro, cuando lo entrenamos para coger habilidad en algo, como en el juego del ajedrez, al principio se coge fácilmente, luego viene la segunda parte, que es cuando queremos avanzar mas, y ahí es cuando nos estancamos y debemos dedicar mucho mas tiempo y esfuerzo para conseguir dar un pequeño paso adelante. Realmente el periodo en el que el hombre ha comenzado a desarrollar capacidades intelectuales de nivel superior es muy corto (6000 años) si lo comparamos con todo el tiempo que el cerebro se ha tomado para su evolución, es decir 6.000.000 de años. la pregunta es, si vale la pena ese gran esfuerzo intelectual para dar un pequeño avance, yo creo que si, y la historia del hombre así ha sido y lo ha demostrado.

2 comentarios:

  1. Muy cierto, Toni. Tu explicación comparando la evolución con el estudio estadístico de unos hechos comprobados experimentalmente es tan real que no hubiese sido hecha mejor por especialistas. Este es un punto muy importante: no es necesario ser gran investigador para captar una realidad manifestada por medio de la experimentación y un sistemático y sencillo estudio. Es muy importante también el ejemplo comparativo que has realizado. Es tan ingenioso como certero. En cualquier caso, esto no quiere decir que os durmáis en lo conseguido. No se trata de acelerar y obtener pocos resultados, se trata de mantener el nivel alcanzado y seguir ejercitando la mente. Es tan sano como ejercitar el cuerpo. Estáis hechos unos campeones en todo lo que os proponéis.
    Ahora me pongo al día del retraso debido a viajes y carreras kilométricas.

    Un gran abrazo, Tocayo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Antonio
    Un abrazo tocayo

    ResponderEliminar