18 oct. 2014

EL CHISTE DEL ALBORNOZ

Salió de la bañera. Un timbrazo la sobresaltó cuando se secaba los cabellos.
- Abre tú -oyó a su marido gritar desde la ducha-.
Tal como estaba, cubierta sólo con el albornoz, abrió la puerta. El rostro del visitante fue mudando de la sorpresa al estupor, luego a la complacencia y, por fin, al regocijo. Una sonrisa maliciosa se dibujó en sus labios, al tiempo que sacaba unos billetes del bolsillo.
-Te doy estos quinientos euros si destapas la parte de arriba del albornoz.
Lo miró boquiabierta; luego pensó: ¿por qué no?, unos euros por semejante tontería me vienen como anillo al dedo. Con gesto juguetón, dejó al descubierto los pechos al tiempo que alargaba la mano y cogía los billetes.
-Te doy otros quinientos si te lo quitas del todo –insistió entusiasmado su oponente-.
Ya puestos, se dijo divertida, ¿qué más da palmo más que palmo menos? Y, con un mohín pícaro, dejó que el albornoz se deslizara hasta el suelo. Compuso una risita burlona y notó con cierto agrado la mirada apreciativa recorriendo detenidamente su anatomía. Con un movimiento rápido, tomó el resto del dinero y volvió a cubrirse. Apenas pudo contener la hilaridad cuando la visita, sin decir adiós, olvidando el ascensor, bajó las escaleras de dos en dos como alma que lleva el diablo.
-¿Quién era, cariño?
- Tu amigo Ramón -contesto risueña-, pero se ha marchado al saber que estabas en la ducha.
- Ah, ya. ¿Ha traído los mil euros que le presté ayer?
- ¡Maldito cabrón! –masculló mientras se le esfumaba la sonrisa.

10 comentarios:

  1. Hombre, la historia no es original, pululaba por ahí, pero la redacción es totalmente original mía. No me parece muy correcto publicarla con un corat y pega en el que solamente has cambiado el título sin haberlo comentado siquiera.

    ResponderEliminar
  2. Perdona Felipe, efectivamente, este chiste polulaba por ahí, y no tengo ni idea de quien es, al ver tu comentario lo primero que pensé es que era tuyo no pensé que te llegaras a molestar, vale la pena molestarse cuando se trata de un chiste que no es tuyo?????????
    Un abrazo, con Albornoz

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente el chiste no es mío, como la mayoría de los chistes que se cuentan no es original, pero sí la forma de contarlo. Yo no lo he encontrado por ahí, lo he copiado y pegado sino que he recogido la base y lo he redactado con mi forma de escribir que es lo que me interesaba, un ejercicio literario. Inventado está casi todo, no podríamos escribir prácticamente sobre ningún tema, ni de amor, ni de odio ni de nada; por ejemplo, Tirso de Molina y José Zorrilla compusieron unas obras teatrales originales sobre el mismo tema. Tengo amigos blogueros con los que he coincidido en relatar la visita a un mismo lugar o a una misma ciudad y a ninguno se nos ha ocurrido copiar lo que ha escrito el otro, cada uno tenemos nuestra forma de contarlo. Si lo hubieses contado tú, de tu cosecha, no hubiese tenido nada que objetar o simplemente decir que habías encontrado en un blog (no hacía falta ni nombrar el mío) un viejo chiste contado de una forma que te había gustado (suponiendo que te haya gustado, que quizás sea mucho suponer). Para evitar conclusiones erróneas he añadido una nota al final del relato que debiera haber incluido antes, no dando nada por supuesto. No es que me haya molestado excesivamente porque lo que en realidad me interesa es escribir, pero me agrada que respeten mi trabajo y además soy muy sensible al cortar y pegar; no puedo evitarlo. Por mi parte deja zanjado este tema, una vez aclarada mi postura. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. Es chiste ces viejo, pero nos has hecho sonreír nuevamente por la picaresca humana.

    ResponderEliminar
  5. Ya ves Marcos, parte de esa sonrisa se la debemos al compañero Felipe, justo es reconocerlo

    ResponderEliminar
  6. Amigo Toni, por un lapsus cálami, el párrafo final lo convertí en imperativo cuando en realidad es presente de indicativo: DEJO. Creo que lo habrás tomado así. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Genial, Toni ... pasa mucho. ¿HAS DICHO DÓNDE?

    ResponderEliminar
  8. El chiste es viejo y malo, así que amigo Toni déjale el protagonismo al Sr. Felipe que no merece la pena ni copiar ni pegar. Eso sí, cada uno puede estar orgulloso de la forma en que redacta las cosas y reclamar su autoría aunque a otros nos parezca una redacción exenta de originalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente el chiste es viejo, en cuanto a lo de malo, permítame decirle que sería más correcto manifestar que a usted no le gusta porque, de otra forma, parece dejar en mal lugar a los que tienen una opinión distinta a la suya, creo yo. Respecto a lo que dice de mi redacción, nada que objetar. Los que tenemos la osadía de escribir, aunque sea como aficionados, y publicamos, debemos aceptar todas las críticas, tanto las favorables como las desfavorables, como es su caso. No es conveniente que todas ellas coincidan en alabanzas, ni tampoco lo contrario, sino que haya un equilibrio. Le agradezco sinceramente que haya contribuido a este equilibrio; de verdad Sr. refalico.

      Eliminar
  9. Se acepta tu opinión Refalico, contra gustos no hay nada escrito, ni tan siquiera los que se dedican a escribir
    Pasemos a otro chiste, por favor

    ResponderEliminar